Episodio 29: El ABC (DE) del nutricional

Verán, en dos días hemos visto dos propuestas de mostrar el etiquetado nutricional en el frontal del envase. De las dos mil alternativas posibles (y ninguna buena al 100%) hemos tenido dos en tres días, no dirán que no le estamos dando vidilla al etiquetado.

La primera, acordada por cinco grandes empresas de alimentación (Coca-Cola, Mondelez, Nestlé, Pepsico y Unilever). Es que vaya cinco, amigos. Les dejo esta imagen y ya hilan ustedes.

Buenos, pues resulta que estos cinco grandes, no me digan el motivo Resultado de imagen de emoticono ojos arriba (quédense con esta cara, que la usaré más ) prefieren sistema al que llamamos “Etiquetado Nutricional Evolucionado” (ENL). Como si poniendo “evolucionado” alguien pensara que es mejor. En realidad es un semáforo nutricional donde se evalúa el alimento nutriente por nutriente (grasas, grasas saturadas, azúcares y sales) y se le asigna un color rojo, amarillo o verde dependiendo de la cantidad que tenga respecto a la cantidad diaria recomendada. Es decir, como no decir nada.

Esto es una chapuza por varios motivos, primero porque no tiene sentido analizar los nutrientes por separado  (imaginen lo bien parado que saldría un refresco sin azúcar y lo mal que saldría el aceite de oliva virgen extra) y segundo porque estos datos se reflejarían por ración y no por 100 gramos (que es el estándar actual). Con esta excusa podemos modificar las raciones desde el Imperio a lo que nos convenga para que todo salga en verde. Total, ustedes no va a pesar cuánto son 30 gramos de cereales. Podría darse el caso (que ya lo hemos hecho, ¿eh?) de decir que la ración es la mitad de un bollito. Peor para usted si se lo come entero, ya le habíamos avisado.

 Si no miran los ingredientes además de la tabla es como si estuviera viendo una noche estrellada por una mirilla. Sólo verá la parte que otros han querido enfocar.

En fin, un desastre que no aporta nada ni es nada nuevo. Algunos supermercados (bueno, Eroski) que estaban usando el semáforo, ya han informado de que van a cambiar al nuevo sistema voluntariamente (antes de la exigencia del gobierno). Todo un éxito.

 

Pues mientras muchos nos estábamos quejando de este engaño, llega el gobierno y nos dice que en unos meses será obligatorio un sistema de información frontal ya implementado en otros países con bastante buenos resultados. Se llama Nutriscore o Etiquetado Nutricional Frontal. Lo reconozco, me vine arriba. Estoy contenta. No es bueno al 100% pero les aseguro que es infinitamente mejor de lo que hay ahora mismo. Donde la mayoría no le dan la vuelta al envase.

No es un semáforo nutricional. Es más bien como lo de la eficiencia energética de las lavadoras. La letra A se corresponde con el verde oscuro, la B con el verde claro, la C con el naranja claro, la D con el naranja medio y, por último, la E con el naranja oscuro. Siendo la A el alimento con la calidad nutricional más elevada y el naranja oscuro la más baja. Lo que esté por el medio dependerá de la cantidad de nutrientes beneficiosos o perjudiciales tenga.

Se evalúa el producto completo en base a evidencia científica. Es decir, si el alimento tiene alto contenido en azúcar añadido y grasas trans estará penalizado y si tiene fibra, grasas monoinsaturadas, se verá favorecido. Con estos datos de alimento global, ustedes verán en una única letra la categoría del producto para tomar una decisión de compra más sencilla y real. Aquí tienen de la mano de mi querida @boticariagarcía la explicación del algoritmo.

Los datos se darán por 100 gramos con el objetivo de que puedan elegir entre productos similares. Esto crea controversia porque dicen que el aceite de oliva y el ketchup estarán en la misma categoría. Vamos a ver:

  • Somos requetelistos. Es cierto que la clasificación se rige por un algoritmo que valora los componentes favorables y desfavorables, pero aún no están determinados del todo los criterios de evaluación de cada alimento. Esperemos, ¿no les parece?
  • 100 gramos de aceite de oliva son malos, 100 gramos de ketchup, también. (Háganme el favor de no echarse 100 gramos de aceite en la ensalada)
  • Y lo más importante: el objetivo de este sistema no es hacerle la compra a usted. Faltaba más que desde el gobierno tuvieran que decirnos qué productos debemos comprar porque a ellos les parecen bien y cuáles  no. La libertad es que usted pueda elegir un alimento sano o no, si le apetece. Pero sabiendo lo que está añadiendo a  su carro de la compra.

Ustedes tienen que hacer una elección de compra basada en la realidad de un alimento. Ahora mismo no lo están haciendo porque no le facilitamos la información en la etiqueta ni tienen que saber interpretarla (sería bonito que alguno me dijera que cada vez lo hace mejor). Con este sistema lo tendrá a golpe de vista.

Confío muchísimo en ustedes, estoy segura que no dejarán que comprar aceite de oliva virgen extra porque tenga una D aunque igual sí se piensan si añaden a su cesta un aceite refinado que tenga una E. Esa es la decisión de compra y no la comparativa con el ketchup.

Tampoco dejarán de comprar ketchup porque vean una D pero si tienen al lado uno marcado con la letra C y otro con una E, tengo más que claro cuál elegirían.

Con esto logramos dos objetivos:

  • Usted es consciente del producto que ha elegido.
  • Yo, que soy la industria, voy a dejarme el alma en hacer productos con la B para estar por encima de esa C . Por supuesto dejaré de invertir esfuerzos en fabricar productos que se marquen con la letra E.

Si encuentran un modo mejor de modificar las conductas del Imperio (poco a poco) me lo cuentan… También está lo de llegar a compromisos estúpidos de bajar un 10% la cantidad de azúcar (vuelva a insertar el emoticono de los ojos hacia arriba). Les digo una cosa, no lo cuenten por ahí, pero como este etiquetado es obligatorio, el gobierno se ha cargado el acuerdo de las cinco grandes. Vamos, que le ha hecho un corte de mangas a la industria… 

Resultado de imagen de corte de manga

Los alimentos que tienen que priorizar (los que no tienen etiquetas) tampoco tendrán letra. Acabo de ver  un drama porque dicen que con este sistema se pondrá una D a los aguacates. Óiganme, los aguacates no llevarán NutriScore porque no lleva etiqueta.

El porcentaje de alimentos injustamente penalizados (que ustedes saben de sobra cuáles son) es mucho menor que los que a día de hoy comprar porque creen que son más sanos, cuando no lo son. Simplemente porque en el envase les ponemos bien grande que llevan vitaminas o vaya usted a saber.

NutriScore ha sido elegido en Francia, Bélgica y en breve algunos países europeos más como un sistema correcto. Como ventaja tenemos que podrá analizarse su efectividad en una muestra elevada. De momento, cualquier paso es mejor que ningún paso. Si cuando empecemos con ello, se ven carencias, podremos ir modificándolas en la medida que sea necesario.

Y así, entre ustedes y yo. Si alguien tiene que quejarse de este nuevo modelo, déjenme que sea yo. Que es la tercera vez que cambio las etiquetas este año.

Ahora sí, ahora ustedes tienen la información. La mejor que han tenido nunca, así que en su mano estará la decisión. Elija bien.

Gemma

 

 

 



12 Comentarios

  1. Lo primero que se deberían etiquetar son los pasillos de los supermercados. A muchos de ellos es mejor ni acercarse y sin embargo seguiremos empeñados en buscar la galleta saludable, el zumo saludable, el refresco saludable…

  2. Toda esta parafernarlia de los colorines parece una pantomima diseñada para mentes débiles que enmascara el verdadero problema: la falta de información nutricional desde la infancia y en la escuela. Tiene que venir EL GRAN PROTECTOR a decirnos que es bueno y que es malo pero sin meterse en muchos detalles no sea que la mente debil estalle.

    Con la adopción de este sistema de colorines se repite el esquema una y otra vez: Más que la salud parece que el objetivo es salvar el culo al responsable politico de turno traslandando su indolencia al ciudadano. De ahi la machaconeria del argumento expuesto por mil sitios de que las posibles distorsiones se deben a que se toman medidas estandar sobre 100 grs para evitar las “torticerias” de la industria con las raciones.

    Pues vale. Para politicos y cientificos es posible pero para el ciudadano normal no es decir nada porque solo te sirve para confundir.

    No se han publicado estudios sobre cuales son las raciones más habituales, no las que considera la industria sino las que aplican los ciudadanos. Ni hay ni habrá. El ciudadano es para el politico de guardia un tonto del culo que no sabe lo que le conviene. Solo él, el iluminati, sabe via BOE que es lo correcto.

    Es verdad es que hoy hay más información que nunca pero tambien más ruido. Esta tan dispersa y contaminada que es dificil encontrar el camino. Asi pueden calificar el AOVE peor que la ColaZero pero todos sabemos no nos zamparemos 100 grs de aceite sino muchos menos ¿pero cuantos sino hay estudios? pero beberemos muchos más de 100 grs de la cola (un mínimo de 330 que es lo que llevan los botes) y a lo largo del dia se acentuaran las diferencias. ¿No hay estudios, que no sean de la industria, que nos digan que es más sano si 20 grs de AOVE o 330-660 cm3 de ColaZero?

    Pero este problema tambien es de los cientificos y divulgadores. Se centran tanto a las publicaciones que salen cosas absurdas. Por ejemplo, se suele publicar que el perefjil lleva, por 100 grs, más vitamina C que la naranja ¿y que? ¿Alguien se va a zampar de golpe 100 o 50 grs de perejil?. Jamás. Pero si te tomarás esa cantidad y el doble de naranjas. ¿donde consumes más vitmanina C , con un tortilla con perejil o con una naranja?

    Y menos mal que todavia no están lo colorines todavia pues nos ibamos a reir mucho con la Navidad encima ¿Que colorcitos llevaran el turrón, los mantecados, las frutas escarchadas, las peladillas, las bolitas de coco, los alfajores?

    1. Hola!
      En lo que es exclusivamente tu opinión, pues nada, es la tuya. En el resto: el Nutriscore no va por raciones, va por 100 gramos todo. No es el semáforo nutricional.
      le dará poder al ciudadano para elegir entre la misma categoría de productos. El objetivo no es valorar si es mejora el aceite o la cocacola sino entre aceites y cocacolas. Por otra parte, los alimentos con ingrediente único no llevarán nutriscore, con lo que el aceite no lo tendrá.
      El perejil tampoco aplica.
      Los turrones lo llevarán, sí.
      Donde se ha aplicado, va bien. habrá que ver.
      Saludos

Deja un comentario

Por Gemma del Caño
Publicado el ⌚ 13 noviembre, 2018
Categoría(s): ✓ farmagemma