¿Se nos está yendo REALmente la pinza con la FOOD?

Verán, el otro día escuché a una mujer que elaboraba sus propios cereales en casa, añadiendo un montón de ingredientes (todos saludables, por supuesto). No me acuerdo de todos, pero sí recuerdo que añadía miel y sirope de agave porque era todo “natural”. Nada de azúcar, que eso es veneno y hecho en casa, que es mejor.

En ese momento me entró un tembleque en las piernas pensando si estábamos distorsionando la realidad del consumidor diciéndole qué es REAL y qué es FOOD. En la definición se partía de comida natural y mínimamente procesada. Añadiendo que ese procesamiento puede alterar el alimento provocando una repercusión en nuestra salud.

Pero verán, ese miedo a que el Imperio “procese” alimentos (los más seguros de la historia) está derivando en que les pueda ocurrir esto:

  • Si se hace la misma “cochinada” en casa que haríamos en el Imperio: no debería ser REAL FOOD.
  • Si necesita sustituir los productos ultrapocesados pero hechos en su casa: no debería ser REAL FOOD.
  • Si cree que en vez de avena debe tomar espelta y que al pan integral debe añadirle chía… no debería ser REAL FOOD.
  • Si busca productos BIO, ECO o vegetarianos porque cree que son más saludables: no debería ser REAL FOOD.
  • Si pasa más tiempo en la sección de “complementos nutricionales” que en la frutería: no debería ser REAL FOOD.
  • Si en su cesta de la compra hay más ingredientes con nombres y orígenes que no conoce: no debería ser REAL FOOD.
  • Si cree que los alimentos procesados son el mal y que hacer lo mismo, pero en casa es mejor: no debería ser REAL FOOD.
  • Si cree que los aditivos son malos porque le envenenan y que los pesticidas le van a matar: está muy alejado de lo que debería ser REAL FOOD.

Y no nos quedamos ahí, no. Le estamos inundando de información sobre alimentos que poco menos le salvan la vida: superalimentos, les llaman. Pues ya les digo yo, que lo de súper se lo han puesto porque es el súper el que se lleva la pasta que paga por ellos. Porque ninguno de ellos, tiene propiedades suficientes por sí mismo para conseguir nada en su organismo. Pero nada, ¿eh?

Y ya si usan cualquier argumento de los anteriores para la pérdida de peso… miren, ayer vi este tuit de Pablo Zumaquero y me pareció brutal.

https://twitter.com/pzjarana/status/998268418783633408

real2

Esta imagen “resume” (soy una optimista, ¿eh?) todos los factores que influyen en la pérdida de peso y cómo se interrelacionan. ¿De verdad creen que por añadir a su desayuno la última moda en el producto más molón (y caro) del mercado van a conseguir, así sin más, un efecto en su organismo? Ni de broma. Es la combinación de una dieta saludable (y no le hace falta el alimento molón) con ejercicio y buenos hábitos. Sin esa combinación, la comida será lo de menos.

Una dieta variada, completa, rica en fruta, verdura, legumbres, pescado… vamos, lo que ya sabe, es más que suficiente para completar todos y cada uno de los nutrientes que necesita. Ni se obsesione ni se traumatice. Le aseguro que sus necesidades nutricionales están cubiertas perfectamente.

Con frecuencia me encuentro a personas negando tres veces a la Industria Alimentaria, añadiendo semillas de no se qué al rebozado de su pechuga de pollo porque es “más sano”. Y le cuento un secreto, la pechuga es un alimento que ha sido procesado, aún no hemos conseguido obtenerla sin el resto del pollo.

Pero a ver, alma de cántaro, ¿no será mejor hacer esa pechuguita a la plancha y no engañarse con superalimentos que no lo son?

No se crean, que también me he encontrado conguitos caseros porque los del Imperio son muy malos y nos envenenan. Pues, amiga, lo mismo. Unos cacahuetes cubiertos de chocolate son el mismo engañabobos que los de sobre, sólo que le lleva más tiempo hacerlos. Y no, no se crean que las diferencias nutricionales son tantas. Como piensan que son mejores, pues hale, medio kilo para el bolso, y no. Los mismos cacahuetes (o cualquier alternativa de frutos secos) en 30 g son perfectamente saludables y no tienen que imitar al Imperio tan “malamente”.

La comida real es la de siempre, la que tiene cerquita de su casa, la que amablemente le venden en la frutería, y sí, también en la del supermercado.

También hay alimentos "procesados" como alternativa saludable en el supermercado
También hay alimentos “procesados” como alternativa saludable en el supermercado

Porque tenemos que cambiar nuestro modo de ir a la compra. Debemos hacer un #realLook. Una mirada real, una mirada consciente. Responsabilizándonos de lo que metemos en nuestra cesta de la compra. No temiendo a los aditivos presuponiéndoles un alimento malvadamente procesado, sino analizando claramente lo que después consumiremos en nuestras casas. Porque el problema no es el aditivo, es el alimento.

El único que puede decidir (y de sobra sabe) qué comprar y qué no: es usted. Todos sabemos la diferencia entre el procesado: caldo envasado y el procesado: donut, ¿verdad? Y no se ponga etiquetas, no tiene que demostrar nada a nadie.

Ahora ya tiene la información, en su mano está la decisión. #realLook

Gemma

9 comentarios

Participa Suscríbete

María Luisa María Luisa

El otro día hablaba con una amiga que se ha gastado un dineral para perder peso con productos de Herbalife, y que tenía interés en meter cada vez más productos BIO y ecológicos en su dieta y en la de su familia… Por respetar su decisión y no echarle una chapa que no me había pedido, no dije nada, pero hoy leo esto y no puedo dejar de compartirlo. Por si a alguien le apetece leerlo y dejar de engañarse…

Sivious Sivious

Es mas facil vivir con una creencia, que “gastar tiempo” informandose. Es de lo que se alimentan todos esos estafadores de la homeopatía, los conspiranoicos del aterrizaje a la luna fue de Kubrick, y, ahora los de la comida que nos venden esta lleno de quimicos y hay que comer comida natural (natural como el azufre).

Loren Loren

Buenas Gemma, desde la admiración te tengo que decir que todo lo que tu defiendes lo defiende el movimiento realfood y que en ningún caso este movimiento defiende lo que criticas en tu artículo. Te invito a informarte más sobre esto porque ya te adelanto que no se parece en nada a lo que describes.

farmagemma farmagemma

Buenos días, Loren:
Claro que eso no es el movimiento RealFood, de hecho lo pongo: “NO debería ser RealFood”.
Mi crítica, entre otras cosas, el utilizar un movimiento para justificar otras actuaciones que no son.
Un saludo y muchas gracias!

asgard asgard

Tal vez sea porque vivo en Marte, pero hasta que no he llegado a los comentarios no me he enterado de que hay un movimiento “realfood”. Por eso, el salto desde la anécdota, pasando por el mezclado de idiomas en “qué es real y qué es food”, hasta la lista, no me he enterado de mucho. Tal vez una pequeña introducción al movimiento para los ignorantes como yo no estaría de más…

bio-logo bio-logo

Yo solo consumo productos bio-cidas y bio-degradables,
por que tienen mucho bio.
El Real-Food es un invento de monárquicos ingleses.

Patricia Patricia

¿Y cuando es el médico de cabecera el que recomienda este tipo de “Realfood”? ¿Cómo convences a un familiar de que el bizcocho envasado del súper y el que hace en casa con su tazón de azúcar y de aceite de girasol son casi lo mismo? Porque te responden que el médico les ha dicho que mientras esté hecho en casa no hay problema.

Responder a Sivious Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *