Queridos compañeros, así os lo digo: vergüenza.

Me dais vergüenza, compañeros. Así lo siento.

Hoy vi este cartel en un hipermercado y me ha dejado una terrible sensación de rabia, impotencia y pena. Otra vez.

quimio 1

¿En qué momento hemos derivado nuestro discurso, nuestra publicidad (que no nuestros alimentos) a ese absurdo fomento del terror hacia los aditivos?

¿En qué momento pensasteis que era correcto (o ético) dar a entender que un producto peor llamado “natural” era mejor que uno que también lo es, pero con otros aditivos diferentes?

quimio2

¿Por qué renegáis de los compuestos que han conseguido que nuestros alimentos sean más seguros, duren más, tengan un sabor, un color, una textura correcta durante toda su vida útil?

Si queréis os lo digo yo. Utilizamos aditivos en todos los alimentos, en los buenos y en los malos. En algunos los hemos usado con el objetivo de hacer creer que el producto es de mejor calidad. Pero antes el consumidor no miraba. Y ahora mira ¿eh? Ahora pregunta y quiere informarse, pero no siempre encuentra las mejores fuentes. Y hemos hecho (nosotros, compañeros, no miréis al otro lado) que asocien un producto malo con que un aditivo es malo. ¡Qué error! Hemos dado pie a bulos quimiofóbicos, hemos facilitado el camino a quien sabe que el miedo vende.

quimio 3

Y sois tan tontos que, en vez de contestar, en vez de informar, en vez de utilizar materias primas de mejor calidad y seguir usando los aditivos tan tranquilos, habéis tomado la opción de seguir mintiendo pero desde el otro lado. Buscáis aditivos “naturales”como si todo, absolutamente todo, no fuera química. Habéis preferido confundir doblemente al consumidor poniendo nombres que les “suenan” en vez de decir que tanto los que les suenan como los que no, son perfectamente seguros. Y encima haciendo entender que hay otras marcas que sí utilizan esos malvados productos.

quimio 4

Era complicado explicar que no podemos poner todos los aditivos en todos los productos que queramos ni en las dosis que nos venga en gana. Es difícil perder un minuto en decir que cualquier aditivo añadido está regulado y avalado en dosis indicadas, que son perfectamente seguros y que el objetivo es mejorar o mantener las características del alimento.

Es más fácil callarnos que el problema es el producto, no el aditivo, ¿verdad? Dejarían de comprarlos.

quimio 5

Habéis sido listos, no lo puedo negar. La opción más rentable era mantener los productos “malos” con aditivos (y colores más brillantes) y abrir el mercado a los nuevos productos “SIN”.

Como si pudiéramos mantener exactamente el mismo producto sin añadirle nada. Eso le hacéis creer al consumidor, compañeros. Pero se va a dar cuenta de que también son aditivos, y ese día ¿qué vais a hacer? Porque no le estáis diciendo que el producto lleva conservantes que conoce, no, le decís “sin conservantes”, “sin colorantes artificiales” y todo junto a la palabra “natural”. ¿Qué vais a hacer cuando todos los aditivos sean “no artificiales” (manda narices) y ya no os diferenciéis del resto con ello? Miedo me da.

Tenéis una responsabilidad con la sociedad. Debéis comunicar e informar al consumidor que todo lo que se añade a un alimento es seguro. Y lo que se añade a los procesados que no son saludables también lo es, lo que no es bueno es ese alimento que hemos inventado, no los aditivos.

Y por si fuera poco, como sabéis que el producto no es bueno (porque lo sabemos, no miréis al consumidor), le añadís algún nutriente que le parezca chulo a quien lo compra (vitaminas, minerales) para que, tantoellos como vosotros, os sintáis menos mal con el esperpento que habéis ideado. Aquí me dais más vergüenza aún.

quimio 6¿En qué lugar nos dejáis a los que creemos que los avances en la industria alimentaria mejoran y facilitan el acceso a alimentos variados y seguros? ¿A los que peleamos cada día por informar de lo que de verdad hacemos? Queridos compañeros: yo también soy Imperio, pero no soy como vosotros. Y lo peor, las personas que trabajan para quien decide fomentar esto, estoy segura que tampoco.

Vergüenza de quimiofobia que hemos creado y que ya os adelanto: pagaremos caro.

22 comentarios

Participa Suscríbete

José Antonio José Antonio

Te creo cuando dices que “que cualquier aditivo añadido está regulado y avalado en dosis indicadas, que son perfectamente seguros y que el objetivo es mejorar o mantener las características del alimento” pero si me das a elegir entre el
chorizo marca Palacios ingredientes: “Elaborados sólo con 4 ingredientes: carne de cerdo, pimentón, sal y ajo” y el
chorizo tradición Revilla: “INGREDIENTES Carne de cerdo. sal. pimentón. lactosa maltodextrina. aroma. proteína de soja. estabilizante (e-451). azúcar. ajo. dextrosa. antioxidantes (e-331, e-301). conservadores (e-252, e-250). colorante (e-120). tratamiento de superficie: conservador (e-202). puede contener trazas de derivados lácteos.

Prefiero el primero, se que va a durar menos pero cuando lo compro es para usarlo y en cuanto al sabor no hay comparación, es mucho mejor el primero.

farmagemma farmagemma

Buenos días, Jose Antonio

Por supuesto que la elección es tuya, por eso una de las cosas más importantes es leer el etiquetado. Es la única manera de elegir con criterio. Eso sí, no implica que esos aditivos sean seguros.

Un saludo

Quique Quique

Pues no sé si te daría para un post en el blog, pero se agradecería tu opinión comparando alimentos con y sin aditivos, como el ejemplo que pone José Antonio del chorizo, ¿por qué uno lleva tantos aditivos y el otro no? O unos garbanzos cocidos que compré hace unos días, en los ingredientes pone: Antioxidantes, E385, E223 (sulfito). Este último en negrita, para dar más miedo…

Y también se agradecería una explicación de cuando se dice que «son perfectamente seguros». La cantidad de aditivos que lleva cada alimento es mínima, pero si a lo largo del día se toman varios alimentos con aditivos, y así todos los días y desde que se tienen 5 añitos… ¿qué pasa entonces?

Pero, claro, en el otro extremo está el ejemplo de los famosos pepinos de Alemania en 2011, que al final parece que fueron alimentos de cultivo ecológico y ‘muy naturales’.

Un saludo

farmagemma farmagemma

Hola! pues un día comparamos.
En negrita va porque es sulfito y es uno de los alérgenos de declaración obligatoria, nada más. El E-385 es el EDTA, hay otro post (EDTA: el terror de las legumbres donde lo explico).
Cuando decimos que son seguros es que la dosis aprobada está muy por debajo de la de seguridad. Los aditivos, igual que el resto de productos (excepto los metales pesados) no se acumulan, se metabolizan y eliminan. Si en algún caso se acumulan, se tiene en cuenta en la dosis.

jj jj

Hola, a través de naukas he descubierto tu blog y me encanta. Estaba bastante al margen de todo esto que cuentas aunque siempre me incomodaba esta moda de lo “natural”, etc, etc…

Me gustaría saber mas sobre todo esto para poder elegir mejor los productos que voy a comprar. Es la única forma que se me ocurre de apoyar unas mejores practicas.

Si puedes estaría bien que hicieras una lista de otros blogs parecidos.

No te canses, me paso al imperio, siempre he pensado que los jedis son unos pijos.

Saludos

farmagemma farmagemma

Muchas gracias!

Puedes encontrar mucha información en los blogs de JM Mulet, JM Lopez Nicolás (Scientia), Gominolas de petróleo, Deborah García Bello, todos ellos brillantes divulgadores en temas de alimentación. También puedes encontrar información sobre nutrición con Juan Revenga, Aitor Sáncher (midietacojea) o Julio Basulto.

Julio M Julio M

Una pregunta, a quien va dirigida esta entrada? Porque si va dirigida a los empresarios de la industria alimenticia , entonces le estas hablando a la pared.
Si la publicidad (cierta, falsa, engañosa, esclarecedora, lo que sea) hace que los productos se vendan todo lo demas es irrelevante.
Y si además ese mensaje permite vender mas caro incrementando el porcentaje de ganancia te aseguro que tus palabras caerán en saco roto.

farmagemma farmagemma

Buenos días, Julio

Pues un poco dirigida a todos, no sé si caerá en saco roto, confío en que en algún momento tomemos conciencia tanto consumidores como responsables de industrias para que la quimiofobia deje de invadirnos.

luiz luiz

Buenas, me dedico a producir alimentos sanos y con criterio agroecologico. La comida sin aditivos, sin conservantes quimicos y sin trazas de veneno ( como los residuos de herbicidas o pesticidas) es mas sana, principalmente porque está o estaba hace poco tiempo Viva. Comemos principalmente cosas vivas o que acaban de estarlo ( esto incluye el pan, los fermentados varios lacticos u otros, etc. La nutricion saludable se debe basar en produtos de temporada y o lo menos transformados posible y lo mas vivos posible. Las cosas que comemos se tienen que pudrir o estropear si no las comemos. Es parte del ciclo natural de la alimentacion. Somos seres vivos y comemos vida. Muchas personas no seguimos creyendo la mentira de la revolucion verde ni que la tierra sea un suelo esteril donde meter NPK + veneno y recoger ‘comida’ si no que es mas parecida a un organismo vivo que reproduce su fertilidad si le ayudamos y le aportamos vida, materia organica. Nuestro cuerpo es igual. Puedes vivir 10-15-25 o 30 annos comiendo solo comida de astronauta, lo que es casi seguro es que tu vida no sera saludable y tu cuerpo se pondra enfermo por un lado o por otro.
La industrializacion de la producion de alimentos se basa en esterilizacion, pesticidas, estabilizadores, hormonas, conservantes, conservantes, mas conservantes, mas esterilizacion o
ultracongelacion, atmosfera protectora, bicarbonato o sulfitos etc
Ademas alimentos como la leche se separan y reconstruyen con la uperisacion UHT, las madalenas que comes se hacen con polvitos y agua, el pure de patatas igual.
Si incluimos saborizantes, aromas, sueros lacteo o soja en la carne ( por ej en los chorizos ultimamente) soja! Soja transgenica por todos lados pues da miedo la mierda que comemos, porque es mierda esterilizada y ‘adecuada’a los estandares. Todo eso esta relacionado con las alergias que no paran de aumentar.
.Recomiendo que investigueis un poco sobre la “vitalidad” de los alimentos. Por ejemplo por citar uno algun libro de mario bueno sobre cultivo ecologico.
O llendo a lo divulgador ,Joe salatin, Libro: “Esto no es normal”

La comida hasta hace poco era lo que te curaba y ahora es lo que te enferma.
Luís

farmagemma farmagemma

Buenos días, Luis
Te invito a que continúes leyendo entradas en Naukas, tanto aquí mismo como el perfil de profesionales como JM Mulet que te dará otra visión a las inquietudes que muestras aquí.

Un fuerte abrazo

personilla personilla

Es evidentemente que aún vives en el neolítico.

Tu planteamiento sólo es válido para una pequeña aldea asentada en un vergel

pedro josé lopez pedro josé lopez

Es cierto lo de la quimiofobia, que el problema principal están en los procesados y que las dosis de aditivos muchas veces son muy pequeñas. Aun así, en mi opinión también hay mucho desconocimiento. Tengo preguntas para usted:
¿Se estudia el efecto combinado de los aditivos y acumulativo en nuestro cuerpo?
¿No es cierto también que son cantidades muy pequeñas de enzimas las que catalizan reacciones en nuestro cuerpo, tienen influencia los aditivos?
¿Aun siendo compuestos químicos también, no es mas compatible lo natural que lleva años de evolución y adecuándose a nuestro organismo, que aditivos totalmente extraños al cuerpo?

farmagemma farmagemma

Buenos días!
con cada aditivo se estudia una Ingesta Diaria Admisible y va muy por debajo de los límites de seguridad. Se tiene el cuenta la metabolización del aditivo en el cuerpo y si tiene efectos acumulativos.
Las enzimas metabolizan esos aditivos como lo hacen con el resto de compuestos, mira, por ejemplo el glutamato: el tomate tiene glutamato y las patatas fritas también, cuando llega a nuestro organismo no saben de dónde ha venido, si de un sitio o de otro. Por eso deberíamos centrarnos en la calidad del producto y no en el aditivo.
No hay compuestos “químicos” y “compuestos naturales”, todo es química, únicamente que la síntesis de unos puede venir por un sitio o por otro. Como te digo, una vez llega al cuerpo, no le preguntan de dónde vino.

Muchas gracias!
Un saludo

Francisco García Francisco García

Pues por desgracia creo que predicas en el desierto: cuando un Gobierno decide dar pábulo a la homeopatía, cuando una Ministra de Sanidad lleva una Power Balance, cuando el Rey lleva un artilugio en la oreja que ayuda a recuperarse de las lesiones musculares (o algo así creo recordar), cuando se permite a gente que diga públicamente que tomarse una hierba o una especie de lejía te cura el cáncer….¿qué es lo que va a pensar la gente?
Trabajo en el campo de las ondas electromagnéticas (la Wifi, vamos), y es asombrosa la cantidad de tonterías que se oyen.
Yo creo que el ser humano tiene el gen de la autodestrucción (o de la estupidez) incluido de forma intrínseca, y por desgracia es muy difícil luchar contra él.
Enhorabuena por tu blog.

farmagemma farmagemma

Muchas gracias!

Pues no por hacerlo en el desierto dejaremos de hacerlo… jeje

un abrazo

JOSE. JOSE.

A todos los que claman contra los conservantes y aditivos, por insanos y venenosos, me gustaría decirles que cada vez que hagan una afirmacion de este tipo, aporten datos concretos de personas que han sufrido enfermedades o muerte debidas al consumo de estos compuestos. Por favor no hablen solo por conjeturas y estudios poco contrastados.

Antonio Antonio

Muy interesante, y entiendo el mensaje que aquí se transmite, creo que ambas posturas tienen algo de razón. Con los años, aditivos que eran “totalmente seguros y probados ” se retiran, por que igual no lo eran tanto. Los efectos de una sustancia natural o artificial a largo plazo, solo los sabremos a eso, a largo plazo, ya que la ciencia avanza y descubrimos aciertos y errores… somos humanos, por lo que pienso que no hay que ponerse excesivamente exigentes con los aditivos artificiales, pero si puedes evitarlos, y comer lo que hemos comido toda la vida, durante miles de años, pues no creo que estes haciendo mal, sino todo lo contrario.
Pensad que la mayoria de alimentos, el 80% de cosas comestibles que uno encuentra en un supermercado, no existian hace 80 años, No me parece tiempo suficiente para fiarnos, y mas cuando no paran de aparecer enfermedades raras, diabetes y cancer cuando se supone que mejor alimentados deberiamos estar, y aparecen muchas a tempranas edades, coincidiendo con el postboom de la industrializacion. No insinuo nada, pero por si las moscas, yo no me fiaria de la “total seguridad” de la industria alimentaria, es algo a tener en el punto de mira.
¿Quien tiene la total seguridad de que no se les esté escapando algun proceso por ejemplo hormonal que desencadenen algunas sustancias? con lo complejos que somos, y lo poco que sabemos de nuestro cuerpo realmente. Los daños pueden ser acumulativos, por lo que seria muy dificil de demostrar.
Soy arquitecto, y recuerdo como se usaba la uralita alegremente hace 30 años, y ahora aparece en una obra una viaja tuberia, , y como se te ocurra manipularla o tirar la tuberia sin cumplir los protocolos, o dejar que alguien respire alli sin mascarillas especiales mientras se manipula, la multa es gorda, pues ya se ha demostrado lo nociva que es en los pulmones, y que efectivamente, induce cancer a largo plazo, pueden pasar mas de 10 años hasta que el cuerpo lo manifieste. Pero cuando se ponia, hace 30 años, era” totalmente segura”. Lo mismo está ocurriendo con las amalgamas de mercurio, muchos paises ya las han prohibido, por que se ha demostrado que cuando la amalgama envejece, y se toman alimentos calientes, vease, una sopa bien caliente, o un cafñe de esos que queman. el mercurio migraal organismo,
Mi intuicion me dice que me fie mas de las verduras que llevamos miles de años comiendo, de los alimentos que sabemos que no son toxicos, ya que tambien hay sustancias toxicas en la naturaleza, pero creo que ya sabemos cuales son, y que si quiero un vaso de leche, prefiero que me lo fabrique una vaca, a una empresade lacteos, por lo menos se que la vaca no tiene intereses paralelos en la producción :), a menos que yo sepa),je, y lo mismo con la tierra.
Y que decir del sabor, cuanto mas manipulado está el alimento, mas lo pierde. Entiendo que todo es perecedero, y que los aditivos son necesarios para conservar, pero acaso mi organismo los necesita para algo? son un oligoelemento? ¿por que darselos entonces si puedes evitarlos? menos trabajo para el higado, que ha degestionarlos, y excretarlos.
Hay motivos para desconfiar de la industria alimentaria, es normal que la gente no se fie, y que la misma industria aproveche el filón, para hacer caja, para vendernos tambien, basura, “sin aditivos”.
Como siempre, lo mejor es no irse a los extermos, y que prime el sentido comun. Ni evitarlos como si nos dieran alergia, pero tampoco confiar ciegamente en que son completamente buenos y seguros.

Responder a belencita Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *