Episodio 3. Los mercenarios

De las marcas blancas

Verán, cuando trabajas para el Imperio puedes fabricar para ti mismo (en tu marca propia) o hacerlo para lo que llamamos «marcas blancas». Se trata de productos solicitados normalmente por Neimoidianos de grandes superficies, inteligentes comerciantes pero que odian la pelea tanto como aman la pela, así que es fácil que se dejen influir por las «novedades» de la sociedad. Hace unos años, algunos se unieron en la Federación de Comercio, fundada en el año 350 ABY (ya les contaré lo que hicieron).

Neimoidiano, pero ya le conocen, todos hemos ido a sus establecimientos

Por supuesto, antes de decidir qué quiere un Neimoidiano, éste habrá hecho un amplio estudio de mercado donde personas como usted habrán probado y aceptado lo que luego ellos venderán… adivinen quién lo comprará. Técnicamente es usted quien elige el requisito de la marca blanca. ¡No me vaya a decir que es mala!

Como sede del Imperio interesan y mucho este tipo de productos porque aportan pedidos regulares, lo cual ayuda a la gestión (que la Estrella de La Muerte no se construye sola), y porque la distribución en el mercado es amplia.

En este caso los soldados nos convertimos en mercenarios, fabricamos un producto con las características que nos piden. Y ojito con moverse de ahí.

Aún hoy se oye por ahí que las marcas blancas son peores que las marcas propias. Hoy les cuento que desde nuestras sedes Imperiales se elaboran ambos productos exactamente igual con dos cuestiones a tener en cuenta:

  • Fabricamos en marca blanca lo que exige el Neimoidiano. Ya les dije que ellos tienen en cuenta su mercado, el coste, el producto y a quién va dirigido. Con estas premisas nos indican el tipo de «arma» que debemos elaborar.
  • Las exigencias de calidad de sus productos son exquisitas, por no decir asfixiantes. Es más que evidente que nadie querría tener en su marca un producto con algún fallo de seguridad alimentaria. ¡Imagínense qué imagen para el centro!

En algunas ocasiones, «recomiendan» que si quieres trabajar con ellos debes tener las dos marcas en su centro, la de marca blanca y la propia. Como les he contado antes, les importan mucho los estudios de mercado y qué mejor que hacerlo con alguien que hasta utiliza las mismas materias primas. Control absoluto para grandes y fructíferas comparativas.

Con todo esto nos convertimos en «mercenarios» de Neimoidianos. Sí, señores, nos vendemos por fabricarles a ellos (no les tengo que recordar de nuevo el objetivo del Imperio)

Entiéndanos

ni que el producto que hacemos no cumpla con los mejores estándares de calidad, ni que pongamos todo nuestro empeño en que salga mejor que bien, simplemente no podemos elegir.

Eso sí, tenga por seguro que la Federación de Comercio envía evaluadores para confirmar que todos los pertenecientes al Imperio estamos perfectamente entrenados para fabricar SUS «armas» según nos han pedido.

Evaluador Neimoidiano

Pero eso ya se lo contaré en el Episodio 4


Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>